Última conferencia de un servidor sobre Juan Luis Vasallo Parodi.

Mi última entrevista en televisión.

Progra del menda en tosiria.

Música para quien entre.

El tiempo siempre corre y tú te quedarás en él. Fijaté en todos estos relojes.

lunes, 6 de octubre de 2008

El primer puesto de patatas asadas en la feria de Úbeda.

Tras haber finalizado nuestra feria, al pasear por ella hemos podido comprobar año tras año el gran número de puestos de patatas asadas, todas al impactante precio de cuatro euros y medio.
Me viene al recuerdo el primer puesto de patatas asadas que se instaló en la feria y al sabor qu sentí con mi primera patata. Fue en el año 1992, el urbanismo de las instalaciones en el parque Norte todavía no estaba bien definido y las casetas eran instaladas en los lugares más insospechados, por ejemplo la caseta municipal ocupó la entrada (el lugar donde hoy se encuentra el restaurante Bétula)

Concretamente hogaño tras las casetas de las cofradías, que fueron instaladas en la calle popularmente conocida como de los turrones, al existir el antiguo colegio salesiano y no estar trazada la calle Bétula, tras ellas se colocaron las tres primeras casetas nocturnas que existieron en el ferial, creando una calle de menor tamaño. Fue en este lugar el sitio elegido para un hombre de pequeño tamaño, delgado y con gafas que nadie sabía de dónde venía, pero que traía un horno negro en el cual asaba patatas a su voluntad y las vendía por un precio irrisorio a la gran cantidad de gente que se agolpaba en fila para probar aquel suculento manjar. Tal fue la ganancia de aquel hombre en su original monopolio que cuando se cansaba, miraba el reloj y decía, ya no hay patatas hasta dentro de una hora. Se iba y la gente seguía haciendo cola hasta que volvía. Parece que fue ayer, pero se puede afirmar que la gran atracción de la feria de 1992, fue un puesto de patatas asadas.