Última conferencia de un servidor sobre Juan Luis Vasallo Parodi.

Mi última entrevista en televisión.

Progra del menda en tosiria.

Música para quien entre.

El tiempo siempre corre y tú te quedarás en él. Fijaté en todos estos relojes.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Unas cuantas nuevas máximas para la reflexión.

Si quieres saber para lo que has nacido, piensa en lo que estarías loco por hacer cuando te levantas cada mañana.

Si de verdad amas tu trabajo, trabajarás por amor al arte.

Si buscas desempeñar un trabajo por el dinero que te dé, no porque lo desees, serás un auténtico desgraciado toda tu vida.

Todo lo bueno de este mundo es gratis, lo que cuesta siempre cansa.

Si prestas a un amigo y quieres conservas su amistad, da por perdido lo prestado.

Cuanto más alto vueles, más amigos tendrás, por interés por supuesto.

El silencio es la peor pesadilla del alborotador.

Si quieres gobernar el mundo, sé mediocre; las eminencias no tienen tiempo para gobernarlo.

Los mediocres se unen para sobrevivir.

El mediocre oculta su mediocridad, por eso vocifera cuando se descubre su ignorancia.

Mientras te puedan recriminar el quemar un objeto, recuerda que no es tuyo.

La libertad no es como la pueda definir una institución, eres libre para hacer lo que quieras; tan solo la conduce la dichosa conciencia, ese martirio eterno que no sabemos de dónde viene.

Si quieres ser famoso, lo tienes fácil, pierde la vergüenza y aumenta el morbo de la gente.

A nadie le importa que muestres tus riquezas, se reirán de ti.

Recuerda que los cementerios son archivos necesarios para los vivos, no para los muertos.

Un tanatorio es un lugar de encuentro, a nadie más que a los dolientes les importa el muerto.

No des a nadie un trato superior al de cualquier hombre, pues lo estarías divinizando.

No se puede elegir caer bien o mal a las personas, caemos de una manera y ya está.

La vida es como el mar, bello, pero lleno de tiburones.

Recuerda que es muy raro que un amigo no sea un tiburón en potencia.

Para ostentar un gran puesto hay que ser o una mu buena o muy mala persona.

El más orgulloso de la oficina, el último mono.

Recuerda que el más orgulloso es aquel que más le costó conseguir las cosas.

¡Qué absurda es esa educación donde el educador suspende a sus alumnos quedando él mismo por cenutrio!

Nos gusta ser jueces de los demás, pero nunca de nosotros mismos.

Los amigos se pueden cambiar, la familia no; a pesar de que la quieras enterrar en el fondo de tu cabeza.

No hay familia en la que no exista una tía política que te saque de quicio. Presume de tenerla.

La idea del Bien, solo la dicta el corazón y tú lo sabes.

Los compromisos harán que te muerdas la lengua y guardes tu personalidad.

Nunca tendrás narices a decir lo que piensas.