Última conferencia de un servidor sobre Juan Luis Vasallo Parodi.

Mi última entrevista en televisión.

Progra del menda en tosiria.

Música para quien entre.

El tiempo siempre corre y tú te quedarás en él. Fijaté en todos estos relojes.

martes, 19 de agosto de 2008

Un dato llevado a la tumba sobre Nuestra Señora de la Esperanza de la cofradía de la Oración en el Huerto de Úbeda.

Muchas veces hemos especificado que es común que ciertos escultores utilicen el retrato en sus obras en herencia a lo que ya hiciera Donatello en el campanario de la catedral de Florencia donde el florentino se sintió como ciudadano de la república en aquellos profetas realizados.

Son muchos los imagineros de nuestra semana santa que desde los años cuarenta del siglo XX utilizarían el retrato para sus imágenes, sobre todo en el caso de las imágenes secundarias y en ciertas ocasiones de las dolorosas.

En la colección ubetense tenemos varios casos sobre todo con Aadeo Ruiz Olmos, aunque otros grandes tallistas como Francisco Palma Burgos nunca utilizaran esta técnica. Sin embargo Federico Coullaut Valera lo utilizaría y en sus grandes grupos como el Prendimiento y la Negación de San Pedro de Orihula, obras iconograficamente muy especiales.

Interesante es el retrato de su mujer por tres veces repetido en la asexualidad del ángel del misterio de la Oración del Huerto (repetido en Úbeda, Hellín y Orihuela); sin embargo junto a todos sus misterios, curiosamente realizó una dolorosa para Úbeda (icono no muy común en su producción artística) Sabemos que el autor se inspiró en alguien y bien dijo que se llevaría esa identidad a la tumba, como bien hizo.

En esta ocasión no podemos en realidad saber en quién está inspirada la Virgen de la Esperanza. Un análisis del rostro nos lleva a las facciones de una posible niña de raza calé, una agraciada de la naturaleza inmortalizada en su belleza juvenil; pues la belleza es fruto del olvido, algo tan sutil como la belleza de una flor que al final se marchita. La identidad de la niña perfecta siempre nos quedará en el anonimato y ésa es una de las mayores grandezas de dicha imagen.