Última conferencia de un servidor sobre Juan Luis Vasallo Parodi.

Mi última entrevista en televisión.

Progra del menda en tosiria.

Música para quien entre.

El tiempo siempre corre y tú te quedarás en él. Fijaté en todos estos relojes.

lunes, 18 de agosto de 2008

Las vías maestras de Úbeda.

Hace unos años cuando leí los Pilares de la Tierra de Kent Follet, una obra literaria sobre la Edad Media que cualquier persona debería de leer por su grandeza. Leí un punto de gran interés, cuando Aliena llega desaucida a Winchester con un saco de lana se da cuenta de que las puertas de las murallas eran tan estrechas para pagar los impuestos, algo con lo que nunca había contado.

Una de las facetas más importantes de la historia del arte es la ciudad entendedida como un ente vivo en el cual mediante las calles se suman de manera natural e ideal los edificios primarios con el caserío. De tal forma que conociendo las reglas del urbanismo es practicamente imposible perderse en una ciudad; los planos son un objeto innecesario, pues la propia ciudad jamás nos permite perdernos si somos capaces de unirnos a ella.

Así podemos ver como la calle Real de Úbeda es una arteria maestra que une la principal puerta de la ciudad con el poder siempre reflejado en la iglesia mayor, en este caso la colegiata , a la cual desde cualquier puerta de la ciudad se llega siempre siguiendo la arteria principal y principalmente en línea recta.

Estas mismas circunstancias se dan en cualquier ciudad de la misma época. En Jaén podemos ver por ejemplo como al encontrarse en las faldas de una ciudad desde la puerta de Martos el viajero se encontraba con sendos caminos, uno como vía rápida cruzaba la ciudad por la parte superior sin necesidad de llegar al centro, mientras que la segunda (más espaciosa) llevaba a la propia catedral de Santa María de la Asunción.

Esta idea es un sutil punto a tener en cuenta siempre en el omplejísimo campo de la concepción urbana de la ciudad.